¿Es recomendable el nuevo criterio de caja en el IVA para los arrendadores de locales?

Una primera impresión, guiada más bien, lo reconozco, por las noticias previas (que fueron muchas) que por la publicación de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, me conducía a pensar que con este nuevo criterio de caja se podría mitigar parcialmente los efectos de la morosidad de los arrendatarios de locales. Siguen siendo muchos los propietarios que apuran las alternativas extrajudiciales a este tipo de situaciones y, en consecuencia, ingresan cuotas de IVA que nunca llegan a cobrar.

                Pues bien, esa primera impresión se dio de bruces con la cruda realidad de la literalidad del texto legal. En concreto, con la del nuevo artículo 163 terdecies Uno de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, según el cual el el impuesto se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos o si este no se ha producido, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.

                Según esto, el propietario paciente y no litigante que se acoja al criterio de caja en el IVA se encontraría con lo siguiente:

–          Cada 31 de diciembre del año siguiente al de los alquileres impagados, deberá ingresar las cuotas de iva de esos alquileres, correspondientes al año anterior.

–          Hasta esa misma fecha no podrá acogerse al procedimiento de rectificación de cuotas de IVA total o parcialmente incobrables, recogidas en el artículo 80 Cuatro A) 1º, y esperar otros seis o doce meses para iniciar el referido procedimiento.

En nuestra opinión, y a la vista de lo anterior, resulta altamente desaconsejable que los propietarios de locales de negocio se acojan al nuevo régimen especial del criterio de caja en el IVA.

¿Y en la vuestra?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*